Resolución común del Foro de Sao Paulo y el Partido de la Izquierda Europea

Resolución común del Foro de Sao Paulo y el Partido de la Izquierda Europea 

El XXII Encuentro del Foro de Sao Paulo, reunido en la Ciudad de San Salvador, El Salvador, Centroamérica, los días del 23 al 27 de junio de 2016, aprobó la siguiente Resolución común del FSP y el Partido de la Izquierda Europea, con base en las siguientes consideraciones:

Animados por el interés de reforzar y desarrollar la solidaridad entre las fuerzas de la izquierda de América Latina y de Europa, los delegados delo Partido de la Izquierda Europea y los del Foro de Sao Paulo se reunieron en el marco del XXII Encuentro del Foro de Sao Paulo que se llevó a cabo del 23 al 26 de junio de 2016 en San Salvador. Las dos delegaciones intercambiaron análisis  sobre la situación cada vez más preocupante en América Latina, en Europa y en otras regiones del mundo. Así mismo, las dos delegaciones discutieron sobre las actividades e iniciativas comunes que serán realizadas en los meses próximos. Una vez más el FSP y el PIE reafirmaron su voluntad común para avanzar tejiendo nuevos lazos en una relación de cooperación y de solidaridad. 

 

En este principio de siglo las fuerzas populares, democráticas y de izquierda han hecho realidad muchas de las aspiraciones de los pueblos de América latina aportando avances considerables del punto de vista de la democracia, de los derechos sociales y económicos. Actualmente estos pueblos viven momentos difíciles y la confrontación con las fuerzas conservadoras se intensifica.

En América Latina la derecha ha lanzado con todo a una contraofensiva contra los gobiernos progresistas con el propósito de estabilizarlos política y económicamente tratando de socavar el respaldo popular. El cálculo de estas fuerzas del pasado es no solamente el de  hacer caer a los gobiernos de izquierda sino derrotar de manera durable al movimiento democrático y popular y asentar de nuevo su hegemonía reaccionaria. Para estos efectos estos sectores utilizan una fuerte campaña mediática con contenidos anticomunistas que pretende criminalizar toda forma de protesta y resistencia contra el sistema neoliberal y sus nefastas consecuencias para los trabajadores y para los sectores populares.

La izquierda europea afirma su más determinada solidaridad con los gobiernos progresistas de América latina, con las fuerzas políticas que los sostienen y con las luchas populares que defienden los logros alcanzados y que resisten, con los movimientos sociales y con las fuerzas progresistas que hacen avanzar la democracia y la participación, la justicia social y el respeto de los Derechos humanos. El PIE seguirá acompañando con su solidaridad los esfuerzos que las fuerzas sociales y políticas colombianos hacen en favor de una paz justa e inclusiva.

La situación que viven los pueblos de Europa se caracteriza por su gran complejidad y por los retos que le impone a la izquierda. El factor determínate es la persistencia de la crisis económica y financiera del sistema capitalista y la intención del gran capital de hacer pagar a la populación trabajadora las consecuencias de la crisis. La opción de las clases dominantes para salir de la crisis exige la destrucción de los logros sociales, los derechos laborales y los derechos democráticos que los pueblos europeos habían conquistados durante decenios de luchas políticas, gremiales y sociales. Un fenómeno nuevo en este proceso es el auge masivo de partidos ultraderechistas que con sus consignas y soluciones simplicistas se presentan como defensores de los intereses populares cuando en verdad sus posiciones son ultranacionalistas, xenófobas y muchas veces abiertamente racistas y sirven los intereses del gran capital. La lucha contra estas nuevas tendencias exige de las fuerzas de izquierda y de la sociedad civil progresista no solamente mucha firmeza y determinación sino también ingenio e creatividad para encontrar soluciones y crear perspectivas políticas que aporten salidas  progresistas en beneficio de los pueblos.

En su afán de dominación y para encontrar paralelamente una solución a su profunda crisis el capitalismo europeo adopta posiciones belicistas que han llevado a varios gobiernos a participar en aventuras guerreras tratando de imponer sus intereses. El drama humano que se vive con la llegada masiva de victimas de estas guerras y conflictos no ha recibido la respuesta necesaria para dar un recibimiento humano y digno a estas poblaciones que buscan refugio. La lucha por la paz y contra la militarización de la política Europa ocupan un lugar prioritario dentro de los esfuerzos políticos de la izquierda europea.

Ante tantos problemas y tareas comunes tanto en América Latina como en Europa que reclaman soluciones inmediatas pero también durables, en la teoría como en la práctica de nuestras luchas, subrayamos lo oportuno y necesario de una cooperación

 

Dado en San Salvador, El Salvador, Centroamérica