Trabajo decente en todo el mundo

Trabajo decente en todo el mundo

 

La internacionalización del comercio y la movilidad de capitales han proporcionado crecimiento económico; asimismo las economías emergentes son una promesa para muchas personas alrededor del mundo. No obstante, la mayor parte de la población mundial no está viendo mejorar sus condiciones de vida diarias como resultado del crecimiento económico, los avances tecnológicos y la globalización. Las desigualdades están al alza. Debemos combatir las causas de este círculo vicioso de raíz y procurar que el trabajo digno sea un principio básico en todo el mundo.

La realidad actual muestra que estamos lejos de conseguir este objetivo. El desempleo es endémico en algunas zonas y hay demasiadas personas subempleadas o que no reciben remuneración por el trabajo realizado. La gente de los países desarrollados y en vías de desarrollo han estado trabajando más por menos dinero y cada vez más personas (una mayoría abrumadora de mujeres) se han visto forzadas a ganarse la vida en lo que se ha dado en llamar la economía informal y la precariedad laboral, que las desposee de derechos laborales básicos y de toda seguridad social. Solo una minoría de trabajadores está protegida mediante convenios sobre condiciones salariales y laborales. Hay 170 millones de niños menores de 15 años trabajando en vez de ir a la escuela y en algunas regiones la esclavitud y los trabajos forzados son todavía una realidad. La crisis ha agravado especialmente la situación de la juventud en el mercado laboral.

Leer más: Trabajo decente en todo el mundo